lunes, 21 de enero de 2008

Y BELMEZ ARDIÓ CON ESENCIA DE TOMILLO


Muchas candelas, mucho ambiente desde la mañana y un día de primavera. La fiesta ha caído en fin de semana y muchos belmezanos y belmezanas que están fuera han podido venir. Para los que no pudieron estar aquí, espero que las fotos os ayuden a vivir un poco la fiesta desde ahí.
No están todas las candelas que la noche del sábado prendieron de tradición el pueblo y dejaron ese aroma que todos conocemos, había demasiadas y no me dio tiempo a visitarlas todas.
Un saludo a todos los madrileños del GRAN FAMILIA BELMEZANA que se reunieron en la sede de la CASA DE CÓRDOBA en Madrid como todos los años para celebrar también este día.


LOS TOMILLOS
Uno de los primeros recuerdos que tengo de la infancia es el camino hacia “el puerto” junto a mis hermanos y algunos amigos la mañana el 19 de enero. Mi padre “reclutaba” a sus alumnos y con ellos íbamos varios chavales más pequeños a recoger tomillos. Día típico de invierno, frío, niebla mañanera, tarde agradable y noche de “pelona”. Todo el día en el campo hasta que comenzaba a ponerse el sol arrancando lo que llamamos tomillos, aunque en realidad es lavanda, y hacerlos haces para transportarlos a ese lugar del pueblo escogido para hacer la hoguera por la noche. Los más pequeños nos pasábamos todo la mañana jugando al fútbol en una improvisada cancha con porterías hechas de piedras y alguna prenda de ropa colocada encima mientras los que eran un poquito más grandes, azada en mano, hacían acopio de “tomillo” y leña. Parada al mediodía para comernos el bocata y empezar a preparar la vuelta. Con suerte, algún padre o conocido tenía un remolque o una camioneta que cargaba todo el material. Pero lo normal era volver de nuevo a pie, arrastrando los haces, o en bici, con los tomillos en la parte de atrás. Una aventura. Los años pasan, pero el ritual se repite todos los 19 de enero... “EL DÍA DE LOS TOMILLOS”. La percepción que tengo de la fiesta es un reflejo de mi vida en el pueblo a lo largo de todos estos años; en realidad un reflejo de la sociedad belmezana, como creo que ocurre con todas las tradiciones populares. Durante algún tiempo el ambiente y el número de hogueras se vio muy reducido, tan sólo las “candelas” con más solera mantuvieron la tradición. Curiosamente estos años coinciden con los años en los que mis amigos de colegio tuvieron, con la edad, que emigrar fuera, los años en los que la población de Belmez y toda la comarca sufrió el retroceso más grande. Seguramente el pesismismo y la desgana provocado por el terrible virus de la emigración sean más influyente en el descenso del número de hogueras en ese tiempo que la propia emigración en sí. Puede y debe ser un indicador clave para entender que las tradiciones en general y las fiestas populares en particular deben ser ingrediente de los cimientos de un pueblo, hay que mantenerlas, enseñarlas e incluso difundirlas con orgullo y con pasión. El día de Los Tomillos puede ser el día más romántico de Belmez, la fiesta que los belmezanos y belmezanas tanto los que estamos en Belmez como los que por desgracia tienen que estar fuera, recordamos, cuidamos y añoramos con más intensidad; seguramente porque desde muy pequeños hemos “mamado” este día, hemos arrancado tomillos, hemos respirado el aroma nocturno de esta fiesta, hemos saltado las hogueras y hemos bailado alrededor del calor de la candela y la hospitalidad de los vecinos. La noche en la que todos tomamos por primera vez el pitarra en una bota con la cara tiznada y el día en el que más se canta. La estampa de un pueblo ardiendo por todas las calles y oliendo a planta aromática, respirando tradición y comiendo los productos de las matanzas de diciembre. El día en el que personalmente depuro y aumento mi sentimiento por Belmez y la cultura popular, un amor que los belmezanos llevamos en la impronta y que los visitantes adquieren con el primer trozo de chorizo que se llevan a la boca.
Publicado en el Semanario "Guadiato Información" el día 12 de enero de 2008
---------------------------------------------------------
EN EL ALBARDAO, artículo que me ha pasado una joven belmezana (Araceli Cristo Ropero) que se ha "entretenido" en hacer un estudio sobre el SANTO SAN SEBASTIÁN. NO dejes de leerlo.

13 comentarios:

Santi dijo...

Que buena foto, menos mal que fue poco lo que se me quemo el flequillo porque Denamiel no abria el domingo pa arreglarme el destrozo :)

Leoncio dijo...

Aunque llevo muuuuuchos años fuera de nuestro pueblo, hay dos fiestas que, dificilmente, se me olvidan; la primera, LA FERIA (con mayúsculas) y, la segunda, la fiesta de los tomillos. Por supuesto que los tiempos cambian y las costumbras evolucionan, pero la "esencia", ahí está, para ser transmitida de generación en generación.
Hermoso y bien documentado el escrito de Araceli (la hija de mi prima hermana Araceli), a igual que el escrito por Paco Lozano. A los dos los felicito.
Por mi parte, deseo aportar un granito de arena del porqué de la tradición de las hogueras de tomillos por el día de San Sebastián. Según cuentan, por la mediana-alta Edad Media (s. XV-XVII) se desencadenó por todos los alrededores una tremenda peste, a pesar de los remedios paliativos y rogativas religiosas, la peste no mermaba. Con tal de "purificar" el aire respirable se encendieron hogueras a las que se añadieron arbustos leñosos, de fácil combustión y aromático olor, como el tomillo. Miren por donde, la peste empezó a remitir por las fechas en que estamos; la relación de la remisión de la peste con el milagro del "santo del día" era lo más lógico; por lo que, el pueblo llano y el clero no dudaron en tomarlo como una gracia concedida por San Sebastián (que "está desnudo") por el calorcito que le proporcionaron las hogueras. Hasta aquí lo que oí de mis mayores. Ahora entremos en la conjetura. ¿Existió, realmente, la epidemia de peste? Si existió, ¿en qué siglo? ¿Fué una epidemia local, o se extendió a los pueblos y aldeas de alrededores? ¿Por qué existe esta tradición solamente en nuestro pueblo, aunque se conozca, pero no se practique en los pueblos de alrededor, ni siquiera en las aldeas, como Dª Rama, etc? La existencia de la ermita dedicada a San Sebastián en nuestro pueblo está documentada y probada, ¿Quién o quiénes fueron los que levantaron dicha ermita? ¿Por qué se derruyó? ¿Acaso, la extinta ermita, no se levantó en recuerdo del hecho mencionado más arriba?.
Por mi parte, me parece creible la tesis de la epidemia de peste. Lo de las hogueras tiene su lógica, teniendo en cuenta los escasos o nulos adelantes médicos o profilácticos existentes en esa época; usándose, las hogueras además de "purificar" el aire, para quemar o incinerar enseres relacionados con los fallecidos por la peste, cuando no los mismo cadáveres.
Leoncio Barbero R.

jose angel reyes dijo...

En primer lugar,agradecer a mi compañero y amigo de la infancia,la labor que realiza en BELMEZ AL DIA.Desde que he descubierto esta página me traslado,aunque solo sea con mi mente,a mi pueblo natal que tanto añoro,recordando como si fuera ayer mismo cuando todos los amiguetes,como si de una expedición se tratara,subiamos al puerto a recoger tomillos para quemarlos después al anochecer.Gracias Antonio Jesús por acercarme tanto a mi pueblo aunque la distancia sea tan grande.

Anónimo dijo...

los tomillos mu bien jajajaja me lo pase en grande espero k esta tradicion siga

vicentebelmez dijo...

De nuevo Antonio solo me queda darte las gracias por tu trabajo en este blogg.

Anónimo dijo...

Buenas. Antonio Jesus me gutaria saber si este año ay certamen de comparsas y chirigotas. gracias

Anónimo dijo...

comentar que no se quema TOMILLOque lo que se quema es LAVANDA

Antonio Jesús Cobos dijo...

Pues sí , el tradicional Certamen de carnaval será el póxio día de 9 febrero.
La fiesta de disfraces la semana de antes, el día 2.

Y efectivamente lo que se quema es LAVANDA.

Santi dijo...

Pa nosotros es tomillo cojones,a ver si ahora le vamos a cambiar el nombre a la fiesta....

Anónimo dijo...

Antonio Jesús tienes mas fotos de los tomillos y no las has puesto, me hacia ilusión que me vieran mis amigos que no estan aqui para esta fecha,ponlassi puedes y gracias.

Anónimo dijo...

Recuerdo mis años de niñez y empezando la juventud, cuando ibamos toda la reunión a por los tomillos.
Por la noche, jugabamos alrededor de la hoguera.
Recuerdo en la calle la Nava en la casa del Niño el Coto la cantidad de tomillos que se acumulaban en la puerta y la gran hoguera que se hacia.
La calle la Nava era muy dada a las fiestas populares. Que feliz fuí de pequeña y de jovencita.
Antonio Jesüs esta muy bien lo que haces en esta página, yá que los que nos encontramos fuera vivimos las tradicionales fiestas de nuestro pueblo.
Recuerdo a tu madre cuando iba a casa de Juanito Bernal a nadar en la piscina, yo también iba. Comentaselo ya verás como se acuerda. Allí aprendi a nadar, y ahora a mis 50... años soy una sirena en Punta Umbria (Huelva).
Un abrazo y ánimo con la página.
Isabelita Barrera

Anónimo dijo...

Es cierto lode la peste melo contaron hace 65 años los mayores ,fue un cura que viajo a africa, por una vez que trajeron algo era muy facil de contaminar en aquellos tiempos?.

Gus dijo...

Pues bien, respondiendo un poco a mi tío, en media hora de investigación en Internet puedo encontrar que:

· En 1649 hay una epidemia de peste en Sevila procedente de África e iniciada en puertos andaluces, atacando Valencia (1647), Aragón y Murcia.

· Entre 1348 a 1500 hay pestes cíclicas en la península, al igual que en Europa.

La idea de ritual de prevención de enfemedad es bastante plausible.

Otras fiesta de Los Tomillos (la mayoría con hogueras):

· Fuente el Fresno (Ciudad Real), 12-13 Diciembre.

· Villaviciosa de Córdoba, 19 Enero.

· Peñarroya y Pueblonuevo, 19 Enero.

· Prades (Tarragona), en Mayo.

· También en partes de Madrid y Salamanca.

Es un poco a título informativo, en búsqueda de media hora.

Gustavo Nieto Barbero.